¿Qué hace que me duela la planta del pie?

Actualizado: 9 de agosto de 2016 – 3:04

Tengo un dolor punzante que se dispara a través de la parte inferior de uno de mis pies cuando me levanto de la cama por la mañana. Es tolerable, pero tengo una media maratón en dos meses. ¿Qué tengo que hacer?

>>

Los corredores tienen un mayor riesgo de desarrollar dolor en el talón y el pie. Una de las causas más comunes de dolor de pies en adultos se llama fascitis plantar. Una banda de tejido llamada fascia plantar conecta el hueso del talón con los dedos de los pies. La fascia plantar sostiene los huesos del pie en una posición arqueada. Cuando hay dolor en la planta del pie o en el talón, puede deberse a que la fascia plantar está inflamada, irritada o hinchada.

michelle napral
michelle napral

La fascitis plantar generalmente es causada por una mala mecánica del pie. Por ejemplo, si el pie se aplana demasiado, la fascia se puede estirar demasiado e hincharse, o si el pie se aplana demasiado poco, la fascia puede doler por estar demasiado apretada. Ocurre cuando el tejido se desgarra o se separa del hueso, o cuando la hinchazón hace que las diminutas fibras se deshilachen. Los síntomas comunes incluyen dolor debajo del talón y la planta del pie. El dolor es peor en la mañana cuando te levantas de la cama y mejora al caminar. El dolor puede regresar cuando se levanta después de estar sentado durante un período prolongado. El dolor puede ser agudo, como un cuchillo clavado en la planta del pie, o puede sentirse como un dolor sordo. La fascitis plantar puede desarrollarse de manera gradual o repentina. Por lo general, afecta un pie a la vez, pero ocasionalmente ocurre en ambos pies.

¿Qué podrías estar haciendo para exacerbar esto?

Si esto le suena familiar, considere formas de reducir el dolor y abordar la afección subyacente. Su principal prioridad: evite las actividades que le causen dolor. Estar de pie durante largos períodos de tiempo, correr, caminar, jugar tenis y otros deportes que soportan peso pueden ejercer presión sobre los talones y desgarrar el tejido. Aplique hielo en el talón durante 20 minutos hasta cuatro veces al día. Tome analgésicos que reduzcan la inflamación, como el ibuprofeno.

Los zapatos con poca amortiguación, tacones altos o soporte deficiente para el arco pueden aumentar su riesgo. Usar sandalias o chancletas finas y planas en esta época del año es tentador, pero puede exacerbar el problema. Use zapatos resistentes con buen soporte para el arco y el talón y absorción de impactos. Además, los músculos tensos de la parte inferior de la pierna o el tendón de Aquiles pueden contribuir al dolor en el talón. A primera hora de la mañana y antes de hacer actividad, estire la parte inferior de los pies flexionando suavemente el tobillo para que el pie se mueva hacia la rodilla.

Otros factores que pueden contribuir a la fascitis plantar incluyen artritis, diabetes, obesidad, aumento de peso reciente, pies planos o arcos altos.

¿Qué pasa si nada ayuda?

Nuestros pacientes activos a menudo se sienten frustrados al escuchar que pueden pasar hasta nueve meses de actividad reducida antes de que desaparezca su fascitis plantar. Lo mejor es ocuparse del problema por completo para que sea menos probable que vuelva a ocurrir.

Si sus síntomas no mejoran, consulte a su proveedor para confirmar un diagnóstico y discutir qué otros tratamientos son apropiados. No existe una prueba para la fascitis plantar, pero podemos saber si la tiene conociendo sus síntomas, haciéndole un examen y posiblemente solicitando una prueba de radiología si el diagnóstico no está claro.

Podemos recomendar plantillas para zapatos (disponibles o personalizadas), férulas nocturnas y vendaje en el pie para ayudar a brindar apoyo. En casos raros, la cirugía puede ser necesaria. Hable con su proveedor hoy mismo si tiene dolor de pie y talón que no se alivia.

Michelle Napral es enfermera practicante en la Clínica de Enfermeras Practicantes de Salud de la Universidad de Minnesota, 3rd Street y Chicago. Enviar preguntas a [email protected]