Concejales votan por aumento salarial

En su reunión final de 2017, el Concejo Municipal votó para aumentar el salario anual de sus miembros y del alcalde en $10,000.

A partir de 2018, el salario anual de un miembro del consejo es de $98,695. El alcalde recién juramentado de la ciudad, Jacob Frey, ganará $126,528 al año.

Los 12 miembros del consejo presentes en la reunión del 15 de diciembre votaron a favor de la moción. El concejal Abdi Warsame estuvo ausente.

La presidenta saliente del Concejo Municipal, Barbara Johnson, quien presentó la resolución en lo que fue su reunión final, dijo que era necesaria “porque nos hemos quedado atrás como miembros del concejo en tiempos realmente difíciles”.

“En general, esto nos pondrá a la par con otros consejos de tiempo completo en todo el país, incluidos Denver y Boston”, dijo Johnson. “Seguiremos siendo $20,000 menos que Portland y Seattle”.

Johnson agregó que los salarios de los miembros del Concejo Municipal también se habían quedado atrás en la última década con respecto a un grupo comparable de empleados de la ciudad en puestos gerenciales.

En St. Paul, el Concejo Municipal se considera un trabajo de medio tiempo. Los miembros de ese organismo ganan alrededor de $63,000 por año, anotó Johnson.

Ella dijo que la paga de Frey ahora estaría en línea con la del nuevo alcalde de St. Paul, Melvin Carter.

La moción salarial no pasó por ninguna reunión del comité antes de que apareciera en la agenda de la reunión final del Consejo para el año, lo que provocó algunas críticas por la falta de supervisión pública del proceso.

“La transparencia es fundamental y hubiera preferido que siguiera el proceso normal”, dijo Frey en diciembre.

“Realmente podría y debería haber estado en la agenda”, estuvo de acuerdo la concejal Linea Palmisano.

Aún así, el miembro del consejo del Distrito 13 dijo que apoyaba los aumentos. La compensación de los miembros del consejo debe reflejar las demandas del puesto y ser atractiva para un grupo diverso de candidatos.

“Este tiene que ser el verdadero trabajo de alguien”, dijo Palmisano.

Los salarios más altos se pagaron recuperando algunos de los fondos asignados a los departamentos de la ciudad en el presupuesto de 2018, que los miembros del consejo votaron para adoptar a principios de diciembre. Se redujeron las asignaciones para las oficinas del secretario de la ciudad y el coordinador de la ciudad, al igual que las de varios departamentos de la ciudad, incluidos los servicios de salud, finanzas y propiedad, Planificación Comunitaria y Desarrollo Económico, servicios regulatorios y recursos humanos.

La portavoz de la ciudad, Sarah McKenzie, señaló en un comunicado que “cada uno de los departamentos afectados” fue financiado en el presupuesto de 2018 “por encima y más allá de los niveles de servicio actuales”. Agregó que los aumentos salariales ascendieron a menos del 0.01 por ciento del presupuesto de la ciudad de 2018.

“La ciudad no anticipa ningún impacto negativo en los servicios actuales que se brindan a quienes viven, trabajan y juegan en Minneapolis como resultado de esta acción del consejo”, escribió.

Al aumento único le seguirán ajustes anuales durante el período de cuatro años para los cargos de elección popular. Los futuros aumentos salariales para el alcalde y el Concejo Municipal serán un promedio de los aumentos salariales estipulados en los convenios colectivos de trabajo de la ciudad.