El alcalde Jacob Frey estuvo acompañado en la ceremonia de firma del presupuesto de 2019 por miembros de la coalición Make Homes Happen, incluida, a la derecha, Miranda Walker, gerente principal de proyectos del desarrollador de viviendas asequibles sin fines de lucro Aeon. Foto de Dylan Thomas

El presupuesto de la ciudad de $ 1.55 mil millones prioriza las inversiones en vivienda

Actualizado: 29 de enero de 2019 – 8:52 am

El presupuesto municipal de $1.55 millones para 2019 aprobado el miércoles por el Concejo Municipal incluye la inversión más grande en un solo año en iniciativas de vivienda asequible.

El presupuesto destina $40 millones para abordar la crisis de vivienda asequible de la ciudad, una cantidad que, según el alcalde Jacob Frey, triplicaba el récord anterior, incluidos más de $21 millones para el Fondo Fiduciario de Vivienda Asequible de la ciudad. El presupuesto también financia nuevos apoyos para inquilinos, incluido un programa piloto que tiene como objetivo lograr que más inquilinos enfrenten representación legal de desalojo en el tribunal de vivienda, y agrega dólares a un fondo de préstamo rotativo utilizado para rehabilitar propiedades de alquiler.

Frey, quien firmó el presupuesto el jueves en una sala de conferencias del Ayuntamiento repleta de defensores de la vivienda de la coalición Make Homes Happen, dijo que Minneapolis estaba “preparada para liderar la nación en apoyo a la vivienda”.

“Fue su defensa, fue su arduo trabajo durante este proceso presupuestario lo que hizo posible el día de hoy”, dijo a los miembros de la coalición.

Frey también ganó la financiación completa para Stable Homes Stable Schools, una iniciativa anunciada a principios de este año que pondría a disposición de las familias cupones de vivienda en los sitios de las Escuelas Públicas de Minneapolis con altas tasas de estudiantes sin hogar y con gran movilidad.

Si bien los miembros del Concejo Municipal respaldaron en gran medida los ambiciosos planes de vivienda de Frey en el presupuesto, la mayoría se apartó de los planes de Frey para la seguridad pública. Dirigido por los miembros del consejo Steve Fletcher (Distrito 3) y Phillipe Cunningham (Distrito 4), el consejo transfirió alrededor de $ 1 millón del presupuesto propuesto por Frey que tenía la intención de reemplazar a los oficiales de policía juramentados de Minneapolis con civiles en algunos roles no policiales, liberando esos oficiales a trabajar en la calle.

Las enmiendas ofrecidas por Fletcher y Cunningham redirigiron algunos de esos fondos hacia un programa que empareja a especialistas en salud mental capacitados con oficiales en llamadas que involucran una crisis de salud mental, lo que permite que el programa se expanda en toda la ciudad desde solo unos pocos recintos. Otra porción de esos fondos se utilizará para instalar una Oficina de Prevención de la Violencia en el Departamento de Salud de la ciudad.

Incluso con el cambio, el departamento de policía verá un aumento general del presupuesto en 2019. El Concejo Municipal apoyó el plan de $370,000 de Frey para expandir el programa de Intervención contra la Violencia Grupal contra las pandillas a los vecindarios del sur de Minneapolis. El presupuesto aprobado también incluye $180,000 para un programa de bienestar para oficiales.

Frey dijo que los cambios no dañarían al Departamento de Policía de Minneapolis y agregó que el proceso presupuestario funcionó según lo previsto y que “los desacuerdos en la política municipal son inevitables”.

“La gran mayoría del presupuesto, algo así como el 99.5 por ciento, se aprobó según lo recomendado. La gran mayoría del presupuesto de seguridad pública se aprobó según lo recomendado”, dijo.

El presupuesto aprobado es aproximadamente un 10 por ciento mayor que el presupuesto de la ciudad de $1.41 millones para 2018, un aumento general de alrededor de $140 millones. Viene con un aumento recomendado de casi 5.7 por ciento, o aproximadamente $18.7 millones, en el impuesto a la propiedad de la ciudad.

Se espera que el presupuesto de 2019 aumente los impuestos a la propiedad en un 6.7 por ciento en una casa al valor medio de la ciudad, actualmente $249,000. Eso se traduce en un aumento de $92 en la factura del impuesto a la propiedad.